Crecimos sin medo

febrero 24, 2010



Llevo varios días con la voz del señor Víctor Hugo Cárdenas dándome vueltas en la cabeza. La escuché el domingo, en radio Panamericana, sentada aquí en mi cocina. Uno de los temas centrales de la intervención del ex vicepresidente fueron las supuestas incoherencias entre el MAS y el MSM o mejor dicho, los ataques que está sufriendo el Movimiento Sin Miedo, desde que se distanciara del gobierno y se decidiera a presentarse sólo a las elecciones. Es la segunda o la tercera vez que escucho a Víctor Hugo por la radio refiriéndose a este tema y a la distancia, tengo la impresión de que es la primera vez que el MSM podría convertirse en una verdadera alternativa a nivel nacional. Por fin somos sujetos públicos, también en el Informativo Solar y aparecen las primeras referencias a nuestros líderes en la prensa internacional. ¿A qué se debe? ¿Por qué de golpe uso el plural?
Es la primera vez en mi vida que declaro abiertamente que quiero pertenecer a un partido. He pertenecido emocionalmente a uno: el MBL y para mi la experiencia fue traumática. Después he estado a punto un par de veces, la última el verano pasado, pero la verdad es que como sé que puede ser una experiencia dolorosa si te lo tomas en serio y la democracia se trata de eso, no me había animado.
Las cosas en Europa tampoco están bien, se sienta tanto la crisis y lo que es peor, están cambiando tan rápidamente las leyes, que los extracomunitarios estamos cada vez más marginados, se hace difícil respirar. Por eso estuve a un tris de inscribirme a Die Linke, llegué incluso a ir a las reuniones de mi barrio, etc., etc. Cuando uno se fija bien en la comunidad latina de Berlín, porque aunque seamos pocos vamos por la tercera generación, se da cuenta que el móvil real detrás de la migración no es tanto la pobreza, como la seguridad de poder caminar por la calle y vivir tranquilo, aunque sea dentro de unas posibilidades modestas. La inseguridad ciudadana y la violencia en todo los sentidos, son también responsables de que muchísimas personas tengan que o prefieran abandonar sus países. Sobre todo las que saben leer y escribir y aprecian poder garantizar eso para sus hijos.
El otro día escuchaba por la Cadena Ser española Hora 25 Global un programa sobre la violencia en América Latina. Nuestras cifras son tan espeluznantes, eso a pesar de que ninguno de nuestro países esta en guerra ni son tan pobres, que ha empezado a especularse la variable de que sea un rasgo característico de nuestra cultura, en lugar de un problema de gestión y de voluntad. Tenemos la gran suerte de que dentro de lo que cabe, La Paz es una ciudad tranquila.
Es posible que sólo sean apreciaciones de turista, pero la verdad es que nuestro país sigue siendo amable y la ciudad nunca ha estado más bonita. Los pacenios no se han equivocado depositándo su confianza en el alcalde Juan del Granado y su equipo. Las mejoras en la calidad de vida, dentro de las modestas posibilidades que ofrece nuestro país, son más que notablemente. La Paz es una ciudad habitable y francamente, las acusaciones que lanza el gobierno no me parecen honestas. No me extraña que la familia Quiroga Santa Cruz no esté de acuerdo con que le pongan el nombre de Marcelo a la nueva ley anticorrupción. La actitud del MAS, más allá de cuales sean sus intenciones, hace temer la violencia.
Quiero pensar que el Movimiento Sin Miedo está en contra de eso, en contra de que se fisuren aun más los vínculos entre oriente y occidente, sin que eso signifique prescindir de los cambios estructurales que exige la aplicación de la nueva constitución. La democracia teóricamente garantiza a todas las personas que se cumplan sus derechos ciudadanos y en este momento prefiero creerle a Juan del Granado y confiar en el equipo de personas que ha reunido a su alrededor, me ha demostrado con sus actos quién es.
Tenía 11 o 12 años cuando empezaron a salir en la tele las imágenes del juicio de responsabilidades a García Meza. He visto su trabajo como diputado nacional durante la coalición de gobierno con el MNR y me consta que es uno de los responsables de que yo me haya interesado por la política y me haya acercando a un partido. Con 19 años estuve a punto de inscribirme al MBL, era ayuca en el cuartel general del partido en Sopocachi. Estaba en el ojo de mis 25 minutos de gloria y de repente, saz: la matanza de Amayapampa Capasirca. Yo boluda ayudando a organizar una conferencia de prensa y de golpe crack…mis manos manchadas de sangre.
Me han dicho ya mil veces que esa no fue la razón, la última gota que derramó el vaso. No me consta qué fue lo decisivo para que se fundara el Movimiento Sin Miedo, yo me hice pepa, pero estoy segura que sí jugo un papel para que los chango se fueran con él. Aquí cuando Lafontaine dejó a la SPD para cofundar Die Linke también dijeron de todo, pero los changos se fueron con él. En Bolivia, además de diferencias étnicas, hay diferencias generacionales importantes.
Víctor Hugo Cárdenas me ha hecho reflexionar y me ha convencido de que es posible crear un movimiento de concertación nacional, lo único que nos hace falta es fe en un cambio real y gente como él. Aymaras que levanten la voz en nombre de los bolivianos, pero también en nombre de la cultura aymara. Cuáles van a ser sus aportes reales como cultura a la construcción de nuestra sociedad plurimulti. No pueden ser soldados. En mi opinón el alcalde de la ciudad de La Paz, lo único que ha demostrado hasta el día de hoy es eficiencia y respeto a las instituciones. Con seguridad no todo es perfecto, pero con la misma seguridad digo, que en este caso nadie esta en la postura de tirar la primera piedra. Confía en los changos ¡Vota Sin Miedo!


Imagen: ernestojustiniano.org

1 comentarios:

Ganjartek dijo...

Rery...al final nacimos con los sin miedo cuando eran un cacho miedosos jeje..
Un beso a la distancia..esta noche en la presentación de Otro Arte me acordaré de ti...
Paul

 
Design by Pocket