Sartre para Bolis

septiembre 23, 2009



Si me corresponde ser la persona que tome la palabra es algo que dudo, lo que me mueve a hacerlo es la necesidad de comunicar, como diría Max Frisch. Esta nota tiene más que ver con la urgencia de no sentirme sola de cara a las preguntas que afectan nuestro tiempo, a las dudas que sentimos todos, antes que afirmar que tengo razón o que lo que voy a decir sea la verdad. ¿Qué es la verdad? ¿Qué es libertad? ¿Qué es democracia? Abordo estas preguntas con la inseguridad del autodidacta y desde la certeza intima de ser una cualquiera, como lo entendía Sartre. Es decir desde la aceptación de mi condición de boliviana occidental andina de provincia, escuchando las noticias y los debates en Radio Panamericana a 10.000 kilómetros de distancia. Desde mi realidad de migrante con tarjeta de residencia, pero sin ninguna otra nacionalidad que la boliviana. Es decir desde mi historia de trabajadora sin derechos ciudadanos hace más de 10 años. He votado sólo dos veces en la vida, tengo 32 años, soy una escribiente. “El hombre es lo que hace con lo que hicieron de él".
"El hombre es lo que es y lo que hace" y este es solo un intento desesperado de proponer una salida para el tiempo raro que nos ha tocado vivir como occidentales del extremo. La intento desde Sartre, ¿Por qué sartreana y no socialista o marxista o capitalista o feminista o cristiana? Básicamente porque “El Existencialismo es un Humanismo”, tal vez el último que haya sido capaz de formular nuestra cultura y su mérito está en que, promueve la observación del sujeto desde distintas disciplinas. Para Sartre el nuevo hombre es polivalente, pluridimencional y es capaz de virtualizarse en el otro. No con el fin de establecer una única verdad, sino con el fin de concebir lo humano. Ese eso que nos hace reconocer a los otros seres de la misma especie y nos permite convivir con ellos, a pesar de todas las diferencias físicas y de todos los ismos.
Sartre a mi parecer, sostiene que los occidentales somos burgueses en esencia, porque en nuestro desarrollo como sociedad, hemos adquirido aspiraciones burguesas. Nuestro esquema de valores promueve un conformismo social que consiste en establecer una familia con jerarquías rígidas y pertenecer, gozando de cierto reconocimiento, a una tribu regida por las mismas jerarquías. Esto por lo general, viene acompañado de algún tipo de bienestar, normalmente económico y de la propiedad.
Nos caracteriza el hecho de que tenemos un Dios, que ha justificado por milenios los medios de producción e iglesias que los han administrado y administran sobre la tierra. El capitalismo es una construcción colectiva y es más que un modelo económico. Es parte de la idiosincrasia, de lo que nos diferencia como humanos de todo lo otro. Del musulmán con su dios, del kallawaya con los suyos, de cualquier otra persona que tenga una creencia intima diferente. También en América, también en Bolivia. Es como quien dice nuestra Matrix y los occidentales no podemos por revolución armada de un día para otro dejar de ser burgueses, tampoco los comunistas y si no, que alguien les pregunte ahora a los polacos.
Lo que Sartre en el 67 pensaba, en 2009 es un hecho irrefutable. Las dictaduras socialistas occidentales no han sido menos burguesas en sus valores sociales y en sus maneras de control del individuo que las dictaduras y democracias capitalistas. Reducirlo todo a números, a conceptos económicos, a modelos de producción, a parafernalias nacionalistas es en mi opinión un insulto al individuo, es seguirnos negando a respetar lo más sagrado que tiene el ser humano, indistintamente de cual sea su cultura o su sexo, que es la facultad del libre albedrío. El derecho a decidir y la responsabilidad de cargar con las consecuencias de sus actos. Para Sartre el hombre tiene siempre la última palabra, hasta en la muerte es libre. Cada uno de los miembros del colectivo es responsable del derramamiento de sangre o de la buena convivencia. Aplicado esto a nuestro país significaría que, cada uno de nosotros es responsable de la corrupción y de la división del país. También de la infamia, de la sinvergüenza con la que se miente en la actualidad, por ende de la violencia, que será consecuencia segura de la polarización después de las elecciones de diciembre.
¿Por qué participar entonces? ¿Por qué aceptamos participar en comicios improvisados, que lo único que van ha hacer es profundizar el caos? ¿Por qué escogemos como representantes, justamente a las personas que menos pueden hacer por lograr que los bolivianos volvamos a encontrarnos? ¿Por qué Álvaro García Linera o Manfred Reyes Villa y gente como ellos? ¿Por qué? Nadie nos obliga a pagar millones por algo que va a traernos a todos más mal que bien. Mientras no nos hayamos puesto de acuerdo en cómo va ha funcionar el aparto jurídico del Estado, cualquier votación no haría más que destruir nuestra democracia. Darle el tiro de gracia a lo único por lo que nos sentimos orgullosos todos los bolivianos.
Es posible que sólo hable por mi, sin embargo pienso que el resultado de las elecciones de 2005 me autoriza a hablar en nombre de la mayoría de los ciudadanos del país. Los bolivianos queremos y reconocemos como nuestro presidente al señor Evo Morales Ayma. Por mayoría absoluta queremos, los aymaras, los quechuas, los pueblos indígenas del oriente y los occidentales andinos, la Nueva Constitución Política del Estado y además, con nuestra participación en los comicios hemos demostrado que seguimos queriendo ser democráticos, es decir que por mayoría absoluta también, aceptamos las leyes capitalistas y burguesas, por que son las que nos hacen ciudadanos y a nuestro país miembro de las Naciones Unidas, subscriptor de la Declaración de Derechos Humanos, etc., etc. Como dice Sartre: "no son criminales" aun cuando yo como Sartre nos declaremos enemigos de los burgueses y usted también si quiere.
Como bolivianos lo único que debería importarnos, indistintamente de si es usted cholita o cawallero, peladinga o kallawaya, revolucionaria o doctor es destruir el Imperialismo, o sea que el más fuerte imponga sus reglas a pesar de la ley. Que Estados Unidos tenga derecho a invadir Irak, que los países del G8 no cumplan el Protocolo de Kioto o los Objetivos del Milenio, que nosotros nos dejemos llevar al enfrentamiento por culpa de los cuatro pelotudos que azuzan nuestro racismo, que los Monopolios desangren a nuestra gente. Hay leyes, nosotros tenemos leyes, hay leyes internacionales, somos parte del mundo. “El hombre es lo que hace con lo que hicieron de él”, así que reaccione, aun estamos a tiempo de unirnos para construir algo bien hecho, que se sostenga en el tiempo. Como dice Sartre asumamos un compromiso, para poder vivir en democracia deben respetarse y aplicarse las decisiones que se toman en las urnas. Antes de volver a elegir consigamos que los que nos gobiernan, que no son otros que los que se presentan a los comicios de diciembre, lleguen a acuerdos básicos respecto a como van a aplicarse las nuevas leyes. La verdadera revolución es dejar de mentir.

Un símbolo de paz

septiembre 14, 2009

"Un hombre es lo que hace con lo que hicieron de él" Sartre

video

Il Cavaliere


El pasado jueves Gianpaolo Tarantin, un amigo de Berlusconi y empresario de Bari de 36 años, reconoció ante el juzgado que entre 2008 y 2009 organizó 18 fiestas con prostitutas y cocaína para agasajar al jefe de gobierno italiano. El fotógrafo italiano Antonello Zappadu quedó absuelto de la acusación por allanamiento de morada, que pesaba sobre él, tras publicar imágenes de las orgías. Según las declaraciones de Tarantin, Il Cavaliere no sabía que las mujeres que se acostaban con él cobraban una media de 1.000 euros, más gastos. El escándalo que produjo la desenfrenada vida sexual del primer ministro italiano hizo las delicias de la prensa en el hueco de verano, como se conoce al periodo de las vacaciones, en toda Europa. La gota que derramó el vaso, como todos saben, es su relación con Noemi Letizia, una joven de 18 años que a pesar de todas las absurdas explicaciones que ha dado Berlusconi, evidentemente mantiene una relación con él. Baste de prueba decir que pasó las vacaciones en la misma ciudad de Sardina. Juntos pero no revueltos, teóricamente, aunque evidentemente nadie le cree.
El plan de Berlusconi, como lo devela la secretaria de la Asociación Migrante Shukiri Said en una nota publicada en el diario El País, consistía en hacer un acto de constricción simbólico ante la Iglesia Católica a finales de agosto en la fiesta conocida como la Perdonanza, para lavar su imagen frente a los ciudadanos italianos. Los convenios acordados para poder tener este show, una cena privada con el secretario de Estado vaticano, eran la prohibición de la píldora RU 486, fármaco abortivo que se usa en Europa desde hace décadas; la ley del testamento biológico que anula las disposiciones personales de una muerte digna, y una política todavía más discriminatoria contra los homosexuales. Al parecer no son suficientes, la Iglesia espera una política menos dura frente a los inmigrantes ilegales, quizá el único punto realmente humanitario en discusión y además está indignada porque en la guerra sucia salió más que damnificada cuando el emporio mediático de Berlusconi tiró a matar contra Dino Boffo, jefe del periódico de los obispos, por osar hacer juicios de valor sobre Il Cavaliere. Al final Boffo tuvo que renunciar a su cargo, ya que apareció publicada una carta anónima en la que se le acusaba de acosar a la mujer del hombre con el que mantenía relaciones homosexuales.
Total que Italia es un delirio y lo peor de todo es que con su modelo de “democracia guiada”, porque el pueblo no elige a los parlamentarios sino a los partidos y estos a su vez deciden todo a nivel ministerial, amenaza con retroceder a la edad de piedra a uno de los miembros del G8. Las asociaciones de homosexuales y lesbianas del país han convocado a una marcha masiva el próximo 12 de octubre en Roma y han anunciado que pedirán asilo simbólico en la embajada española, para que el país vecino defienda sus derechos frente al parlamento europeo. La ex mujer de Il Cavaliere, Verónica Lairo dice en su libro “Tendenza Verónica” que desde hace dos semanas inunda las librerías, que el divorcio fue "la última forma de respeto hacia mí misma"; ojala que el resto de los italianos secunden la moción.

Los autores del atentado - La Regla diez años

septiembre 08, 2009


El sábado se despidió La Regla, por lo menos la que nosotros conocíamos y es una pena. Aunque llevara agonizando tanto tiempo, decir adiós es siempre duro. Aguantó diez años. Empezó en un barco, era una fiesta mensual -el chiste es obvio- y un buen tiempo fue el espacio abierto que tenía mi generación para sociabilizar en español y en Berlín. Latinos al destape, fieles a nuestras influencias, abiertos a lo otro. La combinación era mortal…
La explosión se produjo cuando se encontraron el pintor boliviano Daniel Pacheco (Dj Yungas), el sociólogo argentino Diego Sigelwachs (Dj Marado) y el diseñador gráfico colombiano Hebert Asprilla (Dj Bongo). El barco se llamaba Mephisto, tenía dos pisos y estaba en el canal de Kreuzberg. Bum! Todas las cosas que se pueden hacer, imaginar con veintipocos años. Muchas y por La Regla han pasado muchos Djs, estos angelitos sólo fueron los culpables de encender la mecha. En palabras de Wax (Diego) en realidad no estamos hablando de una fiesta, sino de un estilo de vida y en esa afirmación tiene toda la razón.
La Regla fue durante mucho tiempo una de las puertas de entrada, en la capital alemana, para la música moderna latinoamericana, mucho más allá del folclore. Aterciopelados, Loukass, Calamaro, Café Tacuba, La Bersuit, Soda Stereo, Charly, Control Machete, Rubén Blades, la lista es larguísima, las direcciones impredecibles. ¡Cumbia! Y empezó a gestarse en la escena de clubs under, que a principios de 2000, todavía eran distintivo de Berlín, alrededor de las casas ocupadas y de los movimientos de izquierda alternativa, en un momento en el que venir de Latinoamérica significaba, si o si, bailar salsa sin tener ni puta idea.
Por tradición, el público que se juntaba traía consigo el rock y la cultura urbana de sus respectivos países. Otra visión de sí mismos y otra forma de relacionarse con el país de acogida. La Regla fue pionera en descubrir a esa generación hispana callejera y más mundana, sin prejuicios o sin tantos prejuicios y en tratar de cambiar el cliché de lo exótico, para substituírlo por el diálogo entre interlocutores concientes de su origen y sin embargo conectados con el mundo. En red, al día, de ahí que el intercambio con los aborígenes haya sido tan fluido y tan rico.
Los pibes llegaron a pinchar en Londres, en Barcelona, en un montón de ciudades alemanas y en algunos de los festivales más guau que hay por aquí, como el Popdeeurope, el PopKomm o los Heimat Klänge. En los últimos años además, se hicieron responsables del escenario latino en el Carnaval de las Culturas, una de las fiestas más grandes de la ciudad. Sin mencionar que La Regla fue el espacio a partir del cual bandas de la diáspora latina, como Sudaka Power o Chico Trujillo, pudieron hacerse un especio en la movida berlinesa
La explosión, como dice el propio Pacheco, duró apenas un par de años, el resto del tiempo fue un reflejo. Nació con una idea de libertad y de experiencia, que me siento afortunada de haber vivido, pero el momento en el que el éxito “convertía la regla en un objeto de deseo casi erótico...todos querían follarse a la Regla y la Regla se los folló a todos” como explica Bongo, las cosas se fueron al carajo. Tal vez la única crítica que pueda hacérsele a este emprendimiento sin fines de lucro, que ha hecho más por la cultura de nuestros países que muchas embajadas en diez años y por la creación de una identidad latina, es que como colectivo nunca haya podido superar el cliché del macho latinoamericano.
La despedida del sábado era para los autores del atentado. Con treinta y tantos los susodichos seguirán caminos por separado, profesionalmente hablando. Todos han crecido, algunos se han reproducido y en cualquier caso han encontrado la manera de seguir evolucionando. Esto modifica el contenido y dará lugar seguramente a un sin fin de nuevos proyectos, mucho más maduros e integrados en los nuevos roles que les tocará desempeñar dentro de la comunidad.
La Regla en cambio sigue, no sólo porque la segunda generación de Djs está dispuesta a intentar continuar con la aventura, también porque entre tanto hay un montón de fiestas mensuales, que se le parecen mucho. La Regla siempre fue muy Berlín y sus logros están más presentes en Berlín que nunca, pueden escucharse en español y por la radio.

septiembre 05, 2009

video
 
Design by Pocket